Cosa Fina

22 diciembre 2006

El perro como complemento

Un día cualquiera, dando una vuelta con Nikochan, nos cruzamos con una mujer que paseaba su perrito. Este perro le hace el culo gordo, susurré. El comentario hizo mucha gracia a Nikochan, que me pidió una explicación. Así, surgió esta reflexión sobre el perro como complemento.
Los perros son la mascota predilecta del hombre. Son animales afectuosos, expresivos, fieles y juguetones. Sin embargo, también acarrean responsabilidades: hay que asearlos, sacarlos de paseo, etcétera. En este sentido, se entiende el enorme éxito que tuvo Nintendogs ya que el videojuego ofrecía todas las ventajas que supone tener una mascota, sin las obligaciones reales (porque sí virtuales) que se desprenden de ello. El fenómeno Nintendogs fue tal que pronto surgieron productos de este tipo:

Este es el inicio de la cosificación perruna.
Cualquier persona con un mínimo de buen gusto notará lo horribles y horripilantes que resultan estos diseños. Sin embargo, alguna persona visionaria (seguramente, una fashionista) percibió la potencialidad que se escondía en ellos y convirtió al perro en un complemento en sí mismo.

Jessica Simpson conoce la importancia de los complementos: una gorra militar, un bolso Louis Vuitton y su perra Daisy, para conseguir este fantástico casual look.

El perro, en tanto que compañero del hombre, ha sido siempre, en cierto modo, un complemento, una herramienta de apoyo: ha servido como guarda y pastor, como mula de carga o, más recientemente, como perro policía. Ahora, se ha dado un paso más, estetizando su funcionalidad: el perro se ha convertido en un objeto meramente decorativo, pendiente de las modas y que ha de combinar con nuestro calzado.

El perro que se lleva esta temporada es de tamaño pequeño y, preferentemente, de pelo corto. Razas exóticas, como el Shih Tzu o el Carlino, o más tradicionales, como el Yorkshire, marcan tendencia, aunque la estrella es, sin duda (y como ya se anunciaba en Una rubia muy legal), el chihuhua.

Elle Woods y su chihuahua Bruiser, un macho inclinado al rosa.

Para que nos entendamos, el chihuahua viene a ser como el pantalón pitillo, que ha triunfado esta temporada. Sin embargo y, de hecho, igual que sucede con el pantalón pitillo, el chihuahua no sienta bien a todo el mundo: el pantalón pitillo convierte las piernas de algunas en salchichones y el chihuahua, si no se es muy flaco, hace el culo gordo. Por este motivo, si no tienen ustedes un índice de masa corporal inferior al famoso 18, no les recomiendo un chihuaha. Cualquier perro de tamaño pequeño, pero más peludo que el chihuahua, servirá para seguir la moda sin aparentar gigantismo. Otra opción son los perros robustos o entrados en carnes que, a pesar de ser pequeños, disimularán la verdadera talla de su dueño. Veamos algunos ejemplos:

Paris Hilton no se separa de su chihuahua ni cuando va a una fiesta. Tinkerbell le da un nuevo significado a la expresión llevar una vida de perros.

Jessica Alba tiene un tipo más atlético que la Hilton. La protagonista de la infumable serie Dark Angel opta, pues, por un perro más corpulento. También el malvado Ratcliffe tenía un Carlino que, a pesar de ser un perro pequeño, le quitaba algunos kilos.

Actualización

Phillip Toledano es un fotógrafo que ha hecho algunas editoriales para las revistas de moda más prestigiosas. Esta imagen es suya:

Etiquetas:

9 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

muy bueno el video de perros... y el como el perro se ha adaptado a los gustos del ser humano..sin voz ni voto

22/12/06 23:49  
Blogger Montse Akane dijo...

Genial post, HEIDI, muy currado, sí señora, me ha gustado mucho lo de las tendecias de moda perrunas.

Y el video es francamente genial.

Eso si, aunque me gusten los perros, yo me quedo con los gatos.

Besos!

23/12/06 01:55  
Blogger Heidi dijo...

¡Oh, muchas gracias! (Y, ahora, srta. Montse Akane, yo también pongo la cara vergonzosa de Shin Chan, jeje)

23/12/06 08:42  
Blogger jacarma dijo...

Yo tengo 12 perros y los combino con los zapatos cada dia. Aún estoy buscando unos zapatos que me combinen con el Dálmata porque aún no ha salido a pasear ni una vez el pobre.

No, en serio, tengo una perrita pero tanto krisish como yo somos alérgicos y al final nuestro complemento son los pañuelos y los estornudos :P. Bueno, por lo menos nos da un brillo especial en los ojos (del lagrimeo).

Un abrazo

24/12/06 00:36  
Anonymous Anónimo dijo...

Se le ha olvidado citar que, aparte de pastor, defensor de la casa o complemento estético, algunas personas lo usan como pareja (véase la famosa leyenda urbana de los caniches lamecoños de Zsa Zsa Gabor o la imprensionante película "Anal Dog")
De nada.

28/12/06 10:46  
Blogger Nikochan dijo...

La pongo a bajar en el Emule ya mismo.

28/12/06 11:44  
Blogger Heidi dijo...

Tendría usted que haberme reprendido por no mencionar su excelente artículo sobre el misterio de los perros griegos, y no por evitar hablar de guarrerías. Por su culpa voy a estar todo el día pensando en la desagradable escena que insinúa y no le cuento qué pasará cuando Nikochan se haya bajado la película que recomienda usted.

28/12/06 11:58  
Blogger Surlaw dijo...

"ya que el videojuego ofrecía todas las ventajas que supone tener una mascota"

Permítame dudarlo.

1/1/07 21:23  
OpenID Irenita dijo...

Antes de escribir cualquier post se nota que te informas muy bien sobre el tema y luego se nota.
Nunca había pensado sobre lo que dices del gigantismo,pero la verdad es que te doy la razon.

15/12/07 11:27  

Publicar un comentario

<< volver