Cosa Fina

08 abril 2008

Doraemon, el gato burócrata

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre. Pero en cuestiones políticas los gatos son mejores. El perro es demasiado noble, demasiado fiel. El gato tiene un punto más mezquino, más subversivo. En definitiva, es un bicho político. Por este motivo el Gobierno japonés debe de haber escogido a Doraemon como su nuevo embajador cultural (por eso y porque en Asia se comen a los perros).

Como lo oyen: el pasado mes de marzo, el Ministro de Exteriores de Japón, Masahiko Komura, nombró al gato cósmico venido del siglo XXII embajador de la cultura popular japonesa. Hasta hubo una ceremonia oficial en Tokio en la que se sirvió doroyaki, la merienda favorita del personaje que tendrá que representar a su país a través de la animación. Doraemon nació en los setenta de la mano de Fujiko Fujio y se ha convertido en un verdadero icono de la cultura japonesa. Además, se puede decir que es el primer gato con cargo político. Pero no el primer dibujo animado: el pasado noviembre, Astro Boy fue nombrado embajador para la seguridad exterior.

Y antes de terminar, dejen que exprese mi satisfacción por el hecho de que el puesto no haya sido para Kitty. Algunos tildarán esta decisión de machista pero yo estoy segura de que es objetiva: Kitty no tiene aptitudes políticas. Kitty no tiene sangre en las venas. ¿Será que los políticos japoneses tampoco y por eso recurren a los dibujos?

Etiquetas: , ,

5 Comentarios:

Blogger krisish dijo...

0_0

Eso es porque Komura no conoce cuál fue el verdadero destino de Nobita.

8/4/08 14:34  
Blogger jacarma dijo...

Tal vez subestimas a la gatita Rifle de asalto de Hello Kitty.

jeje estos japos...

9/4/08 09:09  
Blogger Heidi dijo...

¡Qué cosas más frikis!

9/4/08 13:07  
Blogger Anacleta Coqueta dijo...

Como soy nueva comento cosas obvias. Me encanta tu cabecera!

9/4/08 16:17  
Blogger Heidi dijo...

Gracias. ¡Y bienvenida!

9/4/08 17:36  

Publicar un comentario

<< volver