Cosa Fina

05 agosto 2006

Casandra y el parasol

Un caluroso día de verano, Casandra dijo: “el parasol volverá a ponerse de moda”. La idea de recuperar un accesorio tan ñoño y demodé no convenció a la concurrencia. Consciente de los males que históricamente han traído la ceguera y la incredulidad, Cassandra persistió. Habiendo agotado los argumentos para apoyar su predicción, decidió ir en busca de indicios. Para ello, viajó acompañada de un testigo a la cosmopolita Londres y a París, la capital de la moda. En ambas ciudades, encontraron a gente paseándose con paraguas bajo un sol radiante. Lo que Casandra interpretó como una incipiente demanda de parasoles cubierta, precariamente, por paraguas, al testigo le pareció “cosa de chinorris” ya que la mayoría de los que se paseaban paraguas en mano eran de origen asiático. Casandra replicó. El hecho de que el número de población autóctona con paraguas fuese inferior al de orientales tenía su explicación. En primer lugar, el parasol todavía no estaba de moda por lo que resultaba comprensible sentir reparo a usarlo. Al fin y al cabo, no se puede ir a la última con un accesorio del siglo pasado. La vergüenza de llevar un complemento no aprobado oficialmente por Condé Nast no afectaba a los asiáticos puesto que para ellos el parasol es un objeto que no ha llegado a perderse como sucedió en Europa, sino que está muy presente en la vida cotidiana.

El uso del parasol se mantiene en Japón.

Para que la profecía de Casandra se cumpla, pues, sólo hace falta cambiar los paraguas por parasoles y ya hay algún visionario de la moda que lo ha hecho:

Parasoles en los desfiles primavera/verano 2006: Anna Sui en Nueva York (izquierda) y Hermès en París (derecha).

Así que, ya saben, háganse rápido con un parasol y podrán decir que ustedes ya lo usaban antes de que se pusiera de moda.

Etiquetas: ,

4 Comentarios:

Blogger Surlaw dijo...

Yo que pensaba que esa costumbre típicamente estival era consecuencia del goteo de agua mugrienta de los aires acondicionados situados sobre las aceras madrileñas.

5/8/06 13:35  
Blogger Heidi dijo...

Bueno, para eso también resultan útiles.

5/8/06 20:07  
Blogger la luna de plastilina dijo...

pues oiga, yo llevo siempre un paraguas plegable en el bolso por si acaso... hace sol. Así se llueve tambien me sirve jajajaja
Ojalá se vuelva a poner de moda! El mundo lo necesita! El sol es lo peor. Le animo a que se una a la moda de la sombrilla/paraguas conmigo. Alguien tiene que empezar!

Pásese por "los cuentos de laskaponia" :)

21/5/09 20:30  
Blogger Isabel Bianchi dijo...

Yo tengo un parasol oriental!!Precioso con dibujos!!Y a quien se lo he plantado?A mi maniquí!!jaja!!
Un besito, isa!
http://mylittlesuedeshoes.blogspot.com

2/5/10 11:41  

Publicar un comentario

<< volver